El principio de que todas las posturas ideológicas son respetables y de que prima la libertad de expresión en un estado democrático de Derecho, es precioso. Como jurista me encanta el Artículo 20 de la Constitución. Pero no confundamos.

No es respetable (y por lo tanto no respeto) el discurso de odio hacia los refugiados, esgrimiendo argumentos ignorantes que los vinculan con el terrorismo yihadista o la delincuencia en general. Y digo ignorancia en vez de decir estupidez, porque todavía confío en que la gente que opina alegremente sobre un tema tan complejo reduciéndolo a un racismo añejo, no ha leído un periódico en su vida y tampoco conocen el significado de la palabra “empatizar”.

refugiados

Leer más