Aunque Reykjavík sea la capital más septentrional del planeta, Islandia no es el país más septentrional. Sin embargo, todavía me sorprendo cuando veo la isla en un mapamundi y me doy cuenta de que vivo muy cerca de Groenlandia, en el círculo polar Ártico, el puro norte. Pero todo norte tiene un sur, y fuimos a explorarlo.

Primera parada: Cráter volcánico en Kerið de unos 3000 años de antigüedad

 IMG_9648

A la izquierda de la foto se ve la silueta de dos personas que sirven como referencia para apreciar la magnitud de la caldera. Pero si algo he aprendido en este país es que las fotos no le hacen justicia, lo cual no impide que siga queriendo capturarlo todo.

El lago que se ha formado en el cráter es de ese color azulado porque el agua tiene una serie de minerales que le dan ese aspecto incluso en los días más grises. Sin embargo, aunque el cráter tiene mas de 50 metros de profundidad, el lago no es tan profundo, no llega a los 20 metros.

Es una explosión de colores ya que la roca volcánica es de color granate.

IMG_9649

Es buena señal que al principio de nuestro roadtrip nos encontrásemos con una especie de cairn, que significan según el pueblo Inuit  “vas por buen camino”